Cómo elegir el perfume adecuado para atraer a una mujer

Los abusos del coche pueden ser caros

Viajar en coche durante el verano le exige un poco más de esfuerzo al motor, debido a que al igual que a las personas, el calor excesivo les hace mal. En ocasiones, por ello, su rendimiento se ve disminuido y terminan colapsando, dejando a sus ocupantes varados en el camino; aparte del mal rato, por tener que reparar averías repentinas, se acorta el presupuesto que se tenía previsto para las vacaciones.

Varios de los problemas derivan de ciertos abusos que (conscientes o inconscientemente) se le dan el vehículo, los cuales podrían corregirse y evitarse así contratiempos inesperados. Algunos de ellos suelen ser:

Sobrecarga: uno de los más comunes es superar el límite de carga del coche. La mayoría de las personas piensa que mientras hay un espacio libre es posible empacar algo más ahí, sin pensar en las consecuencias. El exceso de peso puede comprometer al sistema de suspensión, e incluso los amortiguadores podrían verse afectados por ser los que sobrellevan el esfuerzo de dicha práctica.

Remolque inapropiado: muchos gustan de utilizar remolque para tener mayor comodidad al llevar el equipaje, además de tener más espacio para los ocupantes del vehículo. Como, por lo general, se quiere empacar media casa, acoplan el remolque que mejor consideren (usualmente de los más grandes), sin tener en cuenta si está acorde al límite de arrastre del automóvil. De esta manera, el motor sufre demasiado, el consumo de combustible será mayor, al igual que el desgaste de las pastillas de freno.

Sin descansos: si bien no todos lo hacen, hay conductores que prefieren hacer el viaje sin pararse a descansar. Esto podría generar problemas con la bomba de agua, el electroventilador o el termostato; lo ideal es tener paradas después de dos o tres horas estando al volante.

Abusos del aire acondicionado: con las temperaturas de la temporada estival es tentador encender el aire acondicionado tan pronto se aborda al coche, y no apagarlo hasta llegar al destino. Sin embargo, podría incluso quedarse sin él, ya que este proceder le puede originar pérdidas de gas y fallas en el compresor. Lo ideal es que al entrar al automóvil se abran las ventanas y se recircule el aire, pasado un rato encender el aire y darle descanso cada cierto tiempo, si es un viaje largo.

Recuerde que los viajes son para disfrutar, relájese, deje los apuros, no abuse del vehículo y pásela bien. Si ha pecado con las prácticas expuestas más veces de las que puede soportar su coche, y el daño ha ocasionado graves problemas, no todo está perdido. Considere venderlo; visitando www.cochesparadesguace.com puede solicitar una tasación gratuita, además le ofrecen diversos servicios para facilitarle el proceso de baja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.